Traducción y proceso penal

¿Conviene traducir el nombre de los órganos jurisdiccionales?

Análisis contrastivo de los tribunales competentes en el proceso penal en el Reino Unido y en España desde una perspectiva traductológica

 

La traducción de documentos relacionados con el derecho procesal del Reino Unido y España presenta ciertas dificultades debido a la ausencia de figuras equivalentes entre el sistema continental y el de Common Law. En esta entrada se exponen cuáles son los distintos órganos jurisdiccionales que intervienen el proceso penal en ambos países y se exploran brevemente las pautas para traducirlos.

Proceso penal en el Reino Unido

 

Los juicios penales en el Reino Unido se sustancian ante los Magistrates’ Courts y el Crown Court. Los primeros son los tribunales ante los que debe interponerse toda acción penal. Están compuestos por magistrates que no son magistrados, sino jueces de paz o jueces legos (lay judges).

 

Este tipo de tribunal entiende de los asuntos en los que se enjuician summary offences, es decir, delitos menores y faltas, tales como las infracciones del código de circulación o motoring offences. Ahora bien, también pueden juzgar algunos delitos algo más serios, como determinado tipo de robo conocido como burglary. Los Magistrates’ Courts derivarán al Crown Court los casos relativos a los delitos más graves: asesinatos, violaciones o robos con violencia, entre otros.

 

Estructura y composición de los Magistrates’ Courts:

 

Magistrates' Court

 

 

Estructura y composición del Crown Court:

 

Crown Court

 

Imágenes obtenidas de: Chesire Constabulary 

 

En el nivel más alto del escalafón, se sitúa el Court of Appeal, competente para conocer los recursos de apelación formulados contra los fallos y las penas del Crown Court.

 

En el ordenamiento británico también existen tribunales especializados, como los Youth Courts, competentes para dirimir los asuntos penales que afecten a menores (entre 10 y 18 años de edad). Una diferencia importante respecto de nuestros juzgados de menores es que, en el Reino Unido, si el delito cometido por el menor es de determinada gravedad, el asunto se remite al Crown Court.

 

El siguiente esquema muestra los tribunales del orden penal en el Reino Unido:

 

Tribunales orden penal Reino Unido

 

Proceso penal en España

 

El ordenamiento jurídico español presenta una característica distinta del británico: la división del proceso penal en dos fases como garantía constitucional para asegurar la imparcialidad del juez instructor. Durante la primera, conocida como instrucción o diligencias previas, se investigan los hechos presuntamente constitutivos de una falta o delito; mientras que la fase enjuiciamiento o juicio oral se trata del juicio en sentido estricto.

 

¿Qué órganos son competentes en cada fase?

 

Juzgados de Instrucción y Jueces de Paz

 

La principal competencia de los Juzgados de Primera Instancia e Instrucción es instruir los asuntos que vayan a enjuiciar las Audiencias Provinciales y los Juzgados de lo Penal. Estos juzgados son también competentes para conocer de los procedimientos de habeas corpus y de algunos juicios de faltas. No obstante, la competencia para enjuiciar determinadas faltas corresponde a los Jueces de Paz, como es el caso de algunas faltas contra el patrimonio (deslucir bienes inmuebles) o contra los intereses generales (abandonar jeringuillas, talar o dañar ciertas plantas o maltratar animales), por citar algunos ejemplos.

 

Juzgados de lo Penal

 

El conocimiento de causas por delitos que conlleven una pena privativa de libertad inferior a cinco años o pena de multa de cualquier cuantía corresponde a los Juzgados de lo Penal. Tal es el caso, por ejemplo, de los delitos contra el medio ambiente o de delitos de lesiones por imprudencia médica profesional (siempre y cuando se cumpla el requisito de la pena inferior a los cinco años de prisión).

 

Audiencias Provinciales

 

El enjuiciamiento de delitos de mayor gravedad, que impliquen una pena de entre cinco y diez años de privación de libertad y que la Ley no atribuya a otros tribunales específicamente corresponderá a las Audiencias Provinciales, que también tienen competencia para revisar en apelación decisiones de órganos inferiores.

 

Tribunales Superiores de Justicia

 

Los Tribunales Superiores de Justicia son los órganos que instruyen y dirimen las causas contra determinadas personas aforadas, además de tener competencia de apelación y poder conocer de determinadas causas indicadas en los Estatutos de Autonomía.

 

Audiencia Nacional

 

La Audiencia Nacional, quizás uno de los órganos más famosos en el ámbito criminal, es competente para dirimir algunos delitos determinados, como el tráfico de drogas o los delitos cometidos fuera de España. Su competencia también se extiende a revisar las sentencias de otros órganos inferiores. La Sala de lo Penal y la Sala de Apelación de la Audiencia Nacional desempeñan, respectivamente, estas dos funciones.

 

Tribunal Supremo

 

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo tiene competencia de casación y revisión, además de ser el órgano que conoce de las causas contra determinados altos cargos, como el Presidente del Gobierno.

 

Órganos jurisdiccionales con competencias específicas

 

Como puntualización de todo lo anterior, los Juzgados de Violencia sobre la Mujer, los Juzgados de Vigilancia penitenciaria y los Juzgados de Menores son competentes para instruir y dirimir los asuntos relativos a determinadas faltas y delitos regulados por Ley.

 

Además, también hay una serie de delitos tasados que se deben sustanciar ante un Tribunal del Jurado, que no se trata de un órgano permanente, sino que se constituye para cada juicio.

 

 

 

¿Cómo traducimos el nombre de estos tribunales del inglés?

 

La respuesta no es fácil y son distintas las soluciones que se pueden adoptar en estos casos en los que, como acabamos de ver, no hay una equivalencia entre ordenamientos jurídicos. Como en la mayoría de las ocasiones, el contexto y el destinatario de la traducción delimitarán en gran medida la elección de una u otra preferencia. Así, cuando ese destinatario sea un profesional del derecho o conozca la materia se considerará preferible no utilizar un término equivalente en castellano con el que se pretenda adaptar a la realidad jurídica española el nombre del tribunal en inglés, sobre todo si se trata de una traducción jurada*. Además, hay que tener en cuenta que ciertos tribunales tienen una traducción ya acuñada en español, que se ha de respetar.

 

A título ilustrativo, y con la intención de resumir de una forma muy general lo que se acaba de exponer, es habitual (y recomendable) traducir Crown Court por una expresión como Tribunal de la Corona e indicar entre paréntesis, si se considera conveniente, el original en inglés. Utilizar un término como, por ejemplo, Audiencia Nacional, solo generaría confusión, mientras que decantarse por una traducción explicativa del tipo de competencia que corresponde a este órgano podría resultar demasiado pesado, además de impreciso.

 

Para terminar, os dejo este enlace al portal e-justice que, además de ser una valiosa fuente de información y recursos, se refiere en español a varios tribunales del Reino Unido.

 

*Optar por la traducción literal para resolver estos problemas de equivalencia en el ámbito jurídico es la solución propuesta, entre otros, por Anabel Borja Albi en El texto jurídico inglés y su traducción al español. Ahora bien, aunque parece ser una preferencia minoritaria, también hay quien defiende una traducción explicativa, como puede verse en este artículo publicado en la revista Entreculturas.

 

————-

Fuentes de consulta: